Translate

jueves, 27 de junio de 2013

El palacio de los señores de Valparaíso de Abajo, Cuenca, en Hinojosa de la Sierra, Soria


La baronesa de Pallaruelo en Huesca y señora de Hinojosa de la Sierra en Soria y señora de Valparaíso de Abajo de nombre  María Villanova y Esquivel casa en 1902 con Ignacio de La Barrera y Herrera. Padres de Alfonso de La Barrera y Villanova que nace en 1904 y de Manuel de La Barrera y Villanova que nace en 1906.



María del Pilar Gonzalez de Gregorio y Álvarez de Toledo, XVI duquesa de Fernandina nacida en 1957 y casada primero con  Rafael Márquez y Osorio, IX conde de las Torres de Alcorrín, después con Tomás Terry y Merello  y por tercera vez con Joaquín Soriano





La duquesa de Medina Sidonia, Isabel Álvarez de Toledo, madre de maría del Pilar y su ex marido murieron con quince días de diferencia.  Ella en su palacio de Sanlúcar de Barrameda el 7 de marzo de 2008, quince días antes había muerto su esposo.




Isabel casa el 16 de julio de 1955 en Mortera con Leoncio González de Gregorio y Martí (Madrid, 29 de octubre de 1930 - Soria23 de febrero de 2008), de la familia de los condes de la Puebla de Valverde, con quien tuvo tres hijos:


 Barón de Pallaruelo, Señor de Valparaíso de Abajo, Señor de Hinojosa,  Jose Hurtado de Mendoza y Vereterra casa con Josefa Esquivel y Peralta, de los marqueses de Legarda. Padres de  María de los Ángeles Fausta Josefa Hurtado de Mendoza y Esquivel, nacida en Soria y heredera de sus padres, casa con su tío materno  Bernardo María Esquivel y Peralta en 1791 en Soria.

 Padres de su heredero en sus títulos Manuel Maria Esquivel y Hurtado de Mendoza. Muere en 1855 y casa con  María de La Paz Loygorri y González de Gregorio, de los condes de la Puebla de Valverde. Abuelos  de 

Carmen Esquivel y Irunciaga. Muere en 1903 y casa con Augusto Villanova Y Alberich siendo padres de Maria Vilanova y Esquivel.

El palacio de Hinojosa de la Sierra es vendido a sus primos los condes de la Puebla de Valverde.

Con posterioridad a 1836; fecha en que se suprimen los Señoríos, el palacio y las fincas de los señores de Hinojosa pasan por diferentes dueños hasta llegar al siglo XX. Hacia 1920, el palacio es vendido a don Aurelio González de Gregorio, luego en 1925 conde de la Puebla de Valverde. Una de sus hijas, Pilar, casa con el IX marqués de Saltillo, localidad del municipio de Arjona en la provincia de Jaén. Es éste don Miguel Lasso de la Vega y López de Tejada, miembro de la Academia de la Historia gran valedor de la historia Soriana, con plaza a su nombre en la Capital, y al que debemos en gran parte la recuperación de la propia de Hinojosa de la Sierra. Fue destacado genealogista con abundante bibliografía en esta Disciplina. El propietario hasta 1998 fue don Joaquín González de Gregorio heredero del título de conde de Puebla de Valverde, continuándole en la posesión el actual titular; José Javier Herreros de Tejada y González de Gregorio por fallecimiento de su tío don Joaquín González de Gregorio y Martínez de Tejada

  

Cuenca, tierra de cañadas mesteñas.






La provincia de Cuenca cuenta con 686 vías pecuarias, que se distribuyen en 164 cañadas, 62 cordeles, 73 veredas, 214 coladas, 105 abrevaderos o majadas y 68 descansaderos. 

Así se desprende del estudio de vías pecuarias realizado por la Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha. El inventario indica que las 686 vías pecuarias de la provincia comprenden una longitud de 2.584 kilómetros y una superficie total de 9.406 hectáreas.

Las vías pecuarias son rutas o itinerarios por donde discurre o ha discurrido el ganado tradicionalmente. Dichas vías que discurren a lo largo de la provincia son declaradas bienes de dominio público y en consecuencia inalienables, imprescriptibles e inembargables.















martes, 25 de junio de 2013

El padre Júcar. Cuenca, Cascada del Molino. Tragacete






























Hay castillos hasta en el agua..........y árboles hasta en el agua

La Torre del Agua de la fortaleza árabe de Osma a orillas del río Ucero



Palomares del Campo. Cuenca

Que fue de la Tierra de Huete en el Sexmo del Campo.


En el siglo XIII, el infante don Juan Manuel en su Libro de la Caza cuenta como estas tierras eran grandes humedales buenos para la caza de ánades.


Fue Palomares a fines del siglo XIV y durante poco tiempo señorío de Pedro Carrillo de Huete que lo era de Priego y fue padre de la primera condesa. Entregado el Señorío por la reina Catalina, esposa de Enrique III, y señora de esta tierra, ella misma lo revoca en 1400. Fue Pedro Carrillo Halconero mayor de Juan II es a quien debe Huete la concesión del título de Ciudad. 

Enrique IV, junto a sus incondicionales, los Maestres de Santiago, D. Juan Pacheco y el de Calatrava, se encuentra en el castillo de Montalbo. Era finales de Febrero de 1449. D. Álvaro de Luna, mediador entre el Príncipe D. Enrique y su padre, el Rey, Juan II, concierta una entrevista entre don Lope de Barrientos, Obispo de Cuenca y el Marqués de Villena, en la vecina villa de Palomares para hablar sobre la toma de Toledo. En representación de D. Álvaro, acude su Camarero personal Fernando de Ribadeneyra. Tras las conversaciones quedó concertado y asegurado que el Príncipe, D. Enrique, no recibiría Toledo, aunque se la ofreciera Pero Sarmiento. Cuando D. Álvaro supo del acuerdo, sale de Huete y se dirige a Montalbo, donde estaba el Príncipe. Y en el castillo de Montalbo se confirmó y juró la CONCORDIA de PALOMARES. Era 1 de Marzo de 1449. Acuerdo, que, por cierto, de nada sirvió, por su incumplimiento". Crónica de Juan II.

El 26 de julio de 1449 se formó la gran liga de los nobles en Coruña del Conde. Formaban esta liga el rey Juan II de Aragón y Navarra, el príncipe de Asturias, Enrique IV, el almirante de Castilla, Fadrique Enríquez, el conde de Plasencia, Pedro de Estúñiga, el conde de Benavente, Juan Alonso Pimentel, el conde de Haro, Pedro Fernández de Velasco, el marqués de Santillana, Íñigo López de Mendoza y otros nobles. En la Concordia de Palomares de octubre de 1449 se acordó devolver el castillo de Burgos al conde de Plasencia, Pedro de Estúñiga. La reconciliación de Álvaro de Luna con la nobleza fue jurada en Tordesillas el 21 de febrero de 1451 y confirmada por el rey Juan II de Castilla el 10 de marzo de 1451

El 27 de Diciembre de 1502, en la villa de Montalbo, otorga testamento Don Esteban Coello, modificado con el Codicilio posterior que firma el 28 del mismo mes. En el testamento, arremete contra su hijo, Hernando de Ribera, heredero del Mayorazgo de Villarejo de la Peñuela, a quien acusa de incumplimiento de las disposiciones testamentarias de la madre Doña Violante, ya fallecida, en el sentido de que éste heredase las rentas y el Señorío, sólo a la muerte del padre. Aclara D. Esteban que las rentas usurpadas alcanzan los 600.000 maravedíes y obliga a su hijo Hernando a dotar una Capellanía de 5.000 maravedíes anuales y donar 1.000 más al Hospital de Montalbo, a cambio de su perdón. Declara, además, haber concedido a este hijo en su casamiento 100.000 maravedíes en moneda y otros 100.000 en que fueron valorados 500 ovejas y 500 corderos, más una heredad en Palomares

Palomares del Campo obtiene su privilegio de villazgo en 1553, pertenecía al sexmo del Campo de la ciudad de Huete, como se puede leer en la Relaciones Topográficas de 1578: “que desta villa pricipia un campo, grande y llano que va a la parte de la ciudad de Huete, que dura tres leguas, o poco menos; y que deste campo participan en labrar Carrascosa, y ansí llaman Carrascosa del Campo, y el Olmedilla, e los vecinos [...], Gaisos e Torrejoncillo”. 



Ya villa pertenece a los Ruiz de Alarcón, primos de los señores y condes de Valverde de Júcar, y Siruela y como señores de Valera de Arriba- Valeria- y Santa María del Campo son condes de Javier y de Granada de Ega, también en ellos el señorío de Montalbo desde inicios del siglo XVIII. 

Descontentos del marqués de Leganés. Diego Mesía Dávila, primo del conde duque de Olivares, a quien la Corona concede su señorío y sin la cantidad total necesaria para ejercer el derecho de retracto es el obispo Francisco Ruiz de Alarcón quien aporta los 17.000 ducados en falta quedando como fianza del préstamo la jurisdicción de Palomares, la falta de pago lleva a los Alarcón el señorío de Palomares y de su despoblado de Fuente el Pez. Al Obispo continúa en 1675 Diego Ruiz de Sandoval,  sobrino carnal del Obispo e hijo y hermano del señor de Valera de Arriba, en cuya descendencia afincada en Tarancón sigue hasta la supresión de los Señoríos.

Estaría por estas tierras que rodean las ruinas de la ermita de San Miguel, ahora conocidas como Hoya de la Merced, la aldea de Fuente el Pez. La vegetación nos avisa de los cursos de agua que por aquí discurrían.

Del segundo matrimonio del I conde de Uceda es cuarto hijo Diego Mesía Dávila Felípez de Guzmán, I marqués de LEGANÉS


Francisco de Alarcón y Covarrubias (Valladolid, 29 de marzo de 1589 - Córdoba, 18 de mayo de 1675), maestrescuela y canónigo de la catedral de Cuenca gracias a su tío Sebastián de Covarrubias, inquisidor de Barcelona y de Valencia, y obispo sucesivamente de Ciudad Rodrigo, de Salamanca, de Pamplona y de Córdoba.

La villa de Palomares del Campo, en el año de 1654, fue cedida por Felipe IV al II marqués de Leganés, en premio a sus buenos servicios. El II marqués de Leganés, IV duque de Sanlucar la Mayor, mantuvo el señorío al menos hasta enero de 1660. Muere el marqués en 1666. Los vecinos se resistieron a esta cesión y venta y ofrecieron tanteo y compraron la jurisdicción por 17.000 ducados, para lo cual recibieron un censo, por valor de dicha cantidad, de don Francisco de Alarcón, obispo en este año de Córdoba y hermano del III señor de Valera de Arriba y titular del mayorazgo de los Alarcón en Palomares del Campo. La villa quedó en una situación especial, pues aunque se libró de ser señorío dependiente del marqués de Leganés, quedó como en depósito de don Francisco de Alarcón y sus descendientes, hasta que: “la villa le aprontase dha cantidad, en cuya virtud hizo dicho señor donación de su derecho en un sobrino suyo llamado Don Diego de Alarcón, caballero del Orden de Santiago, vecino de la villa de Tarancón”.


El 17 de diciembre de 1660 ya estaba la villa bajo el poder de don Francisco de Alarcón; el obispo tenía, entre otras cosas, facultad para confirmar los oficiales que la villa elegía. 

El Concejo de Mesta del año 1602 se celebra en Palomares del Campo 

En 1787, año en que don Rafael de Ribas, párroco de Palomares del Campo, envió las respuestas al interrogatorio de Tomás López, los derechos sobre la villa por sucesión, los poseía doña Francisca Teresa Ruiz de Alarcón. Los citados derechos consistían en que la señora elegía las justicias de la villa, sin otra regalía. 

Podemos, pues, decir que se evitó la venta, pero no la incautación de la prenda por el acreedor. Los descendientes de don Diego de Alarcón, poseían derechos de tipo jurisdiccional sobre ésta, en tanto no se devolviese el censo; Palomares del Campo se había convertido en un señorío.

Don Rafael de Rivas en 1787, en las respuestas que envía a Tomás López, al
hablar de Fuente el Pez, señala: “también hay una ermita advocacicón a San Miguel Arcangel maltratada y 
ultrajada en el año 1706 por el exercito del archiduque Carlos en los días 12, 13 y 14 del mes de septiembre de 1706 
en cuyos días hizo mansión el referido exercito en este término; los utrages que padecio dho. santuario fueron que después de haver quemado las puertas, y techumbres de la ermita; cortaron la caveza a la Imagen 
del sto. Arcangel, orejas y narices, rodaron con ella, como si fuera una bola.

En Palomares, 

en el año de 1706 por los días doze, treze y catorze de septiembre estubo acampado el exercito del señor archiduque en el término y jurisdicción de la dicha villa de Palomares que se componía en 
gran parte de ingleses, y olandeses, por desgracia de dicha villa la saquearon en los dichos tres días llevándose granos y alaxas y ropas y quanto hubo en dicha villa quemando diferentes cassas como hicieron a la de 
mi parte, desnudando quantos encontravan asta con los eclesiásticos, y de el dicho sasqueo no se reservo la 
iglesia [...], llevándose cinco mil y doscientos y tantas cabezas de ganado, cient treinta y nueve cavallerías 
de menor y venite y tes de mayor y quince reses de vacuno [...], maltratando de obra y de palabra a todos los 
vecinos [...] y al terzer día que fue quando levantaron el campo pasando todo el exercito por esta villa pegaron fuego a veinte y una casas de las quales se asolaron las zinco y las demás quedaron quasi in avitables”.


En el bando borbónico estaba, 

Juan de Cereceda vino al mundo en Villares del Saz de D. Guillén, el 14 de marzo de 1665. Fue el único hijo varón de Juan de Cereceda (†1684), natural de la dicha villa, y de Agustina Carrascosa (†1687), natural de Zafra de Záncara, ambos hidalgos pero ninguno con ascendientes militares en sus respectivas familias. Su infancia transcurrió en su villa natal, en una casa que todavía se conserva, hasta que sus padres le enviaron a estudiar al colegio que la Compañía de Jesús tenía en la no distante villa de Huete. A finales de junio de 1682, cuando contaba poco más de 17 años y sin que conozcamos las circunstancias, abandonó el colegio y sentó plaza de soldado en la compañía de caballos de Juan Manuel de Pueyo y Garcés, comisario general del trozo de caballería de Rosellón, acuartelado a la sazón en Huete, pocos días antes de que hubiera de ponerse en marcha hacia el Principado de Cataluña.

En 1720, siendo mariscal de campo, se retiró voluntariamente a su casa de Villar del Saz de D. Guillén (hoy Villares del Saz), hecho que no le impidió ascender a teniente general de los RR. EE. (1734), empleo que tenía cuando murió el 5 de noviembre de 1743.

Comendador de Abanilla, Caballero de Calatrava, Coronel del Regimiento de Caballería del Rosellón, Brigadier Marcial del Campo, Inspector General de Caballería de los reinos de Aragón, Valencia y Cataluña, Gobernador de lo Político y Militar de la ciudad y puerto de Alicante? y el de Teniente General de los ejércitos del Rey Felipe y, que ostentaba a su fallecimiento

Juan   de  Cereceda  y Carrascosa: Conocido  como  el  Centauro  de  la  Mancha. Caballero  de  la  Orden  de  Calatrava.  Las gestas de este soldado, no  son célebres porque  jamás redactó un memorial para solicitar ascensos  o distinciones.  Es más, cuando se le ofreció  el  cargo  de  gobernador de Alicante, renunció con  las  únicas  palabras  que  se  sabe  que  pronunció  delante  de  otras  personas: Antes  prefiero  mandar  a cuatro soldados inválidos que a miles de civiles.

El 12 marchamos al campo de Nuestra Señora de las Fuentes o de Calomares-Palomares-. Fue de 4 leguas esta marcha, donde hallamos mucha abundancia de ganados y grandes viñas, por donde marchamos dos dias. El 14 fuímos al campo de Nuestra Señora de las Fuentes Redepardillas, que tiene un gran rio. Pasó la infantería el puente junto a Palomares. Esta noche volvimos a marchar por terreno muy montuoso al lado de Safra, donde había mucho ganado. Pasamos el Río Çucar y acampamos de la otra parte. Fue de 7 leguas esta mar- cha. Aquí se divide la Mancha del Reino de Valencia».

Quien esté algo familiarizado con la geografía de aquella región manchega quedará  confundido. Quizá el problema radique en la identificación de ese campo de «Nuestra 
señora de las Fuentes Redepardillas», que quizá no corresponda con la actual ermita de Ntra Señora de las Fuentes, junto a Villarejo de las Fuentes, sobre el Záncara, sino más bien a otra situada más al N.O. y próxima a Palomares, en el Cigüela. 

En todo caso el ejército pasó por Palomares, donde saquearon la ermita de San Miguel, Torres (Torrebuceit), Sanclos (¿?) y Safra (Zafra de Záncara), desde donde marchó a pasar el Júcar por el puente de Olivos (Olivares), el 16 de setiembre.

Desde Zafra, donde saquearon la ermita del Hospital, intramuros de la villa, pasaron a Villares del Saz, el mismo 16 por la mañana. Algunos soldados “desmarchados” entraron en su iglesia parroquial, forzaron una alacena y robaron 3 crismeras, aunque uno de los ladrones fue perseguido y muerto por un vecino que restituyó a la iglesia las dos que llevaba consigo. En cambio, Cervera y Olivares no sufrieron daños por la urgencia de pasar el río aquella misma tarde, acampando en la ribera opuesta nada más trasponer el puente de Talayuelas, «de leños», junto a la concurrida y famosa venta de su nombre, que hoy yacen bajo las aguas del pantano de Alarcón. El dia siguiente hicieron 3 leguas hasta «Villa-Verde», donde Couto señala la existencia de una torre en el campamento que montaron. Naturalmente, no se trata de Villaverde, que nunca la ha tenido, sino de Valverde, punto opuesto al paso natural del Júcar por el antiguo Camino Real de Valencia. Desde aquel campamento de Valverde, partió el dia siguiente un destacamento de 900 hombres, al mando del conde de Soure, para saquear Alarcón, mientras que otro al mando de Francisco Pimentel marchaba a tomar  Cuenca para quedarse allí de guarnición. Este último dato viene a confirmar nuestra refutación anterior, pues precísamente por Valvede pasaba la vieja calzada romana de Valeria, pegada al curso del rio Gritos, ruta que tomaron. Por cierto, éste destacamento, que incluía al regimiento 
alemán de Kaulbars, fue el que dejó una imborrable huella de su paso por Valera y Olmeda.