Translate

jueves, 28 de febrero de 2013

Caracena y Las Meninas.


Entre los bienes dejados en herencia por Luis Francisco de Benavides Carrillo de Toledo, II marqués de Caracena y  II conde de Pinto, en sucesión de su abuelo materno, y V marqués de Frómista en sucesión de su padre se encontrara una imponente biblioteca y una colección de pinturas bastante numerosa. 

La sobrina nieta del II marqués es una de Las Meninas de Velázquez, es Isabel de Velasco.

Isabel Ana de Velasco y de la Cueva. Hija de Antonio de Ayala y Velasco, X conde de Fuensalida y María de los Remedios Teresa Placida de la Cueva y Enriquez. Muere antes de casar con Jaime Eugenio de Silva y Sfrondato, de los duques de Montemarciano en Italia.

En la segunda mitad del siglo XVI, Nicolás Sfrondato primero Obispo de Cremona, ydespués Cardenal, Sumo Pontifice llamado  Gregorio XIV.

Los Carrillo de Toledo. Marqueses de Caracena y condes de Pinto.

Ana Carrillo de Toledo, hija y heredera del I marqués de Caracena, casa con Luis de Benavides y Cortés, IV marqués de Frómista.

Alonso Carrillo de Acuña recibió de los Reyes Católicos el señorío de Caracena y llegó a ser señor de Pinto por su matrimonio con Leonor de Toledo. Casamiento que amplia su patrimonio y el acceso a la oligarquía local toledana.

Alonso Carrillo de Acuña recibe la villa de Caracena y del lugar de Inés. Era el hijo primogénito de Gómez Carrillo de Acuña y de María de Castilla, nieta de Pedro I el Cruel.

Por este matrimonio en 1434 la reina había hecho merced a María, en pago a sus servicios como camarera mayor, de la villa de Mandayona, además de una veintena de lugares poblados y otros tantos despoblados, con todos sus vasallos, pechos, derechos y caloñas y con la facultad de nombrar en dichos lugares a los alcaldes, justicias, escribanos y otros oficiales

Alonso Carrillo de Acuña en 1469 inicia los trámites para cambiar don Pedro González de Mendoza, el gran cardenal Mendoza,  los derechos sobre la Alcaldía Mayor de Toledo y la villa y jurisdicción de Maqueda y su fortaleza a cambio de gran parte de los bienes que por poseía por herencia materna y por herencia  de su tío Alfonso Carrillo de Acuña, arzobispo de Toledo.

GÓMEZ CARRILLO. Señor de Jadraque, Camarero Mayor del Rey. Casó el 8-VIII-1434 con:
MARÍA DE CASTILLA, Señora de Mandayona y Miedes; hija del Infante Diego de Castilla y de Isabel de Salazar; nieta del Rey Pedro Iº Castilla y de Isabel de Sandoval. Padres de:
1.- Leonor Carrillo de Albornoz, casó con Álvaro de Mendoza, hijo del II Duque del Infantado.
2.- Alonso Carrillo de Albornoz

En 1456, Alonso Carrillo de Acuña casa con Leonor de Toledo, hija y heredera de los señores de Pinto, don Pedro Suárez de Toledo y doña Juana de Guzmán, y una de las familias más antiguas y poderosas de Toledo. Gracias a este matrimonio, además de la disposición de los tres millones aportados como dote por doña Leonor frente al millón ofrecido por Alonso Carrillo de Acuña en concepto de arras. Pedro Suárez de Toledo era regidor en esta ciudad y el hermano de éste, García Álvarez de Toledo, alguacil mayor de la misma.

Alonso Carrillo de Acuña liquida su patrimonio en tierras de Guadalajara a cambio de la obtención de los derechos sobre una de las “seis dignidades” del Ayuntamiento de Toledo y convertirse en señor de una villa mucho más cercana al centro toledano, Maqueda,  lugar en el que además quedará fijada la casa principal de los señores de Caracena. Hacia 1473 Alonso Carrillo de Acuña es regidor de Toledo. Su hijo, Gómez Carrillo de Toledo, y su nieto, Alonso Carrillo de Toledo ocuparon su mismo regimiento, el primero entre 1526-1528 y el segundo desde 1528 hasta 1530

Alonso Carrillo de Acuña iba a recibir de los Reyes Católicos la villa de Caracena y el lugar de Inés a cambio de los 16 millones de maravedís que le había reportado la venta de la villa de Maqueda y los derechos sobre la Alcaldía Mayor de Toledo a don Gutierre de Cárdenas, comendador mayor de León, contador mayor de los Reyes Católicos y de su Consejo Real; cantidad que éstos se habían visto obligados a “tomar y recibir” dada la precaria situación de la Hacienda Regia y el desarrollo de la guerra que entonces se estaba librando en tierras de Granada

Es Alonso Carrillo de Acuña guarda mayor de los Reyes Católicos, señor de la villa de Caracena y del lugar de Inés con sus tercias, además de las de los lugares de Madruédano, Adante y Santa María del Val. Alonso Carrillo de Acuña solo se convirtió en señor de unos 377 vasallos en una tierra de pobres recursos económicos. Desde un principio comete todo tipo de abusos y atropellos fiscales sobre sus vasallos que vieron parcialmente su fin en 1499 cuando, previa elevación de memorial por los agraviados y designación por los Reyes Católicos de un  juez comisario, la Chancillería de Valladolid dictó sentencia y ambas partes aceptaron sus disposiciones

Previa concesión de licencia despachada en 1479 Leonor dejaba estipulado en su testamento que el goce del principal de su hacienda había de recaer en Gómez Carrillo de Toledo sin que “su padre, ni otro alguno, non haya ni lleve los frutos e rentas del dicho maiorazgo ni otra cossa alguna”, procediéndose entonces a fundar mayorazgo a su favor. Por éste se vinculaban la villa y fortaleza de Pinto con su tierra, las penas de cámara, las de Alvenda, la martiniega, una huerta y un jardín, varias casas en Pinto, eras, viñas, suertes de tierras, y demás pertenencias, además de las dehesas de Gozquez y Santistéban. Esto llevó a Alonso Carrillo de Acuña a protagonizar conflictos continuos con su hijo.

Leonor Carrillo de Acuña, hermana de Alonso Carrillo de Acuña, casa con Alvar Pérez de Guzmán, VIII señor de Orgaz.
En primeras nupcias Gómez Carrillo de Toledo, hijo de Alonso y Leonor, casa con Aldonza Manrique, hija de Gabriel Manrique, I conde de Osorno, y de Aldonza de Vivero. Sin sucesión. 
Casó en segundas nupcias  con MARÍA MANRIQUE DE AYALA, bisnieta del I Duque de Arévalo y Béjar. Sin sucesión.
En terceras nupcias casa con BEATRIZ SARMIENTO, hija de Diego Pérez Sarmiento, II conde de Salinas, Repostero Mayor del Rey, y de María de Villandrando. Padres de:
1.- Alonso Carrillo de Toledo,
2.- Juana de Castilla, fue II señora de los Tejares por su matrimonio, fundó en Toledo el convento de las Dominicas Recoletas.

La hermana de Gómez Carrillo de Toledo, Teresa Carrillo de Castilla, contrajo matrimonio con Álvaro de Mendoza, hijo del II duque del Infantado. La sobrina de Teresa, Leonor, casa también con Álvaro de Mendoza. Con sucesión, marqueses de Valle Siciliana. Es Leonor hija de  Alonso Carrillo de Albornoz y Leonor de Toledo.

Gómez Carrillo de Toledo contrajo segundas nupcias con Beatriz Sarmiento, hija de los condes de Salinas. Había sido, precisamente, el abuelo de Beatriz quien, durante varios años, se había ocupado del desempeño de las funciones propias de la Alcaldía Mayor de Toledo

Otra de estas dignidades, la del Alguacilazgo Mayor de Toledo, estaba en manos de los condes de Fuensalida. Fue precisamente con María de Ayala, hija de Fradique de Zúñiga y de María de Ayala, hermana del III conde de Fuensalida y abuela del futuro IV conde –uno de los personajes más influyentes de la Corte de Felipe II– con quien Gómez Carrillo de Toledo casa.

Alonso Carrillo de Toledo casa primero con CATALINA DE ZÚÑIGA, hija de Pedro de Zúñiga, II conde de Miranda del Castañar, y de Catalina de Velasco, prima en segundo y tercer grado de la segunda mujer de su padre.  En segundas nupcias Alonso Carrillo de Toledo casa con Sancha Pacheco, hija de los I señores de La Puebla de Montalbán. Abuelos de LUIS CARRILLO DE TOLEDO, I marqués de Caracena, I conde de Pinto 2-VII-1624. De su tercera boda  con ANA MARÍA DE ACUÑA, IV marquesa de Vallecerrato, es padre de  Ana Carrillo de Toledo, II marquesa de Caracena, II condesa de Pinto. Casó con Luis de Benavides, IV Marqués de Frómista. Con   Sucesión.

¿Es Alonso hijo de Beatriz Sarmiento o de María Manrique de Ayala?

¿Beatriz Sarmiento segunda o tercera esposa?

Gómez Carrillo de Toledo, señor de Pinto
Matrimonio I:
Aldonza Manrique

Matrimonio II:
Beatriz Sarmiento

Matrimonio III:
María Manrique de Ayala  

LUIS CARRILLO DE TOLEDO, VIII Señor de Pinto y Caracena. Casó en la Puebla de Montalbán con LEONOR CHACÓN, hija de Alonso Téllez Girón, III Señor de la Puebla de Montalbán, y de Juana de Cárdenas. Padres de LUIS CARRILLO DE TOLEDO, I marqués de Caracena, I conde de Pinto 2-VII-1624.

La boda  de Gómez Carrillo de Toledo con María de Ayala, hija de un primo segundo del III conde de Miranda del Castañar casado con la IV condesa de Fuesalida, apuntó ya a la necesidad incipiente de tomar y adoptar posiciones en un ámbito superior de poder como era la Corte. Entre los albaceas, testamentarios y “executadores”  del testamento de Gómez Carrillo de Toledo figuraba su tío Pedro López de Ayala, III conde de Fuensalida, para el que Gómez Carrillo reservaba el papel de tutor y curador de sus hijos en caso de fallecimiento de doña María. La posición del de Caracena iba a consolidarse mediante el matrimonio contraído en primeras nupcias por su hijo Alonso Carrillo de Toledo con Catalina de Zúñiga, hija del II conde de Miranda del Castañar y, por tanto, hermana del por entonces III conde, Francisco de Zúñiga y Avellaneda, otro personaje que se encontraba claramente dentro de la órbita de Felipe II. Aunque sin sucesión. La unión con los duques de Maqueda.

Gutierre de Cárdenas es el maestresala de Isabel la Católica. Su primogénito, Diego de Cárdenas y Enríquez, futuro I duque de Maqueda, casaba con Mencía Pacheco, hija del I marqués de Villena, su hermana María Enríquez hacía lo propio con el III conde de Miranda del Castañar. Alonso de Cárdenas  y Pacheco, uno de los hijos de Diego de Cárdenas, volvía a contraer matrimonio con una Pacheco, en este caso hija de los II señores de La Puebla de Montalbán, sobrina de don Alonso Carrillo, prima de Luis Carrillo de Toledo y Acuña y a su vez tía de la mujer de éste, Leonor Chacón. Otro de los hijos de don Diego, Gutierre de Cárdenas, se convertiría en el progenitor del señor de Colmenar de Oreja, con cuyo heredero terminaría casando la nieta del I marqués de Caracena. Para terminar, Magdalena de Cárdenas, hermana del anterior, casó con don Pedro López de Ayala, IV conde de Fuensalida

LUIS CARRILLO DE TOLEDO III Marqués de Caracena, I Conde de Pinto. Padre de Ana Carrillo de Toledo, II Marquesa de Caracena, II Condesa de Pinto. Casó con Luis de Benavides, IV Marqués de Frómista.

Aunque en la mayoría de las ocasiones lo encontramos nombrado como III marqués de Caracena y III conde de Pinto, títulos que, en principio, debería haber heredado por vía materna, la mención que don Luis Carrillo de Toledo, I marqués de Caracena y I conde de Pinto, hace en su testamento de su nieto como “inmediato sucesor” y la manda de fundación de una capellanía para que se digan tres misas semanales por su “difunta” hija doña Ana, evidencian que el título pasó directamente de la cabeza del abuelo a la del nieto, lo que convertía a don Luis de Benavides Carrillo de Toledo en II marqués de Caracena y II conde de Pinto.

El I marqués de Caracena y I conde de pinto casa en 1579 con Isabel de Velasco y Mendoza, hija de uno de los principales colaboradores del príncipe de Éboli, Francisco Hurtado de Mendoza y Fajardo, IV conde de Monteagudo y X señor de Almazán y su primer marqués, y de María de Cárdenas y Velasco, hija del  II duque de Maqueda casado con una hija del II duque de Frías y de su mujer la señora de Berlanga, todos territorios sorianos inmediatos a Caracena. Con ella tiene tres hijas, Ana Carrillo de Toledo, II marquesa de Caracena del Valle, premuere a su padre, casa con Luis Francisco de Benavides, IV marqués de Frómista, virrey de Valencia.
Mariana de Mendoza
Luisa Fajardo

Es hermano del I Caracena, Alonso Carrillo de Toledo, arzobispo de Toledo.

Tiene el I marques de Caracena y I conde de Pinto la posesión de las alcabalas de Ajofrín y de Pinto, como de las tercias de este último lugar, pues las había adquirido, junto a un juro sobre las alcabalas de Toledo de 52.233 maravedís de renta, a cambio de la cesión de las dehesas de Gozquez y Santistéban a Felipe II. También, para entonces, el de Caracena había adquirido otros tres juros que rentaban, en total, 424.047 maravedís y que, al contrario de lo anterior, no vinculó a ninguno de sus mayorazgos. Aumento de bienes vinculados y de libre disposición, por tanto, que no debió pasar desapercibido al titular del marquesado de Almazán, de cuyo mayorazgo, no podía esperarse una renta superior a 15.000 ducados
Estas alcabalas y tercias, que junto a la dehesa de Majazul rentaban un total de 2.250.000 maravedís, no estaban exentas de cargas, pues el señor de Caracena debía hacer frente al pago de los juros situados en ellas.

Debía ocuparse del enlace de su hija primogénita debido a la muerte de todos sus hijos varones, y en principio sucesora en su Casa y mayorazgo. El 23 de octubre de 1606 se firmaban en Madrid las capitulaciones  matrimoniales correspondientes del casamiento entre  Ana Carrillo de Toledo con Luis de Benavides y Cortés, IV marqués de Frómista e hijo de don Luis de Benavides y Zúñiga, II marqués de Frómista, y de doña de Ángela Cortés y Arellano, hija de los II marqueses del Valle de Oaxaca. Había sucedido en la Casa al II marqués de Frómista el hermano de Luis, Jerónimo de Benavides y Cortés, pero, tras un accidente doméstico, falleció en 1601. Aquellas circunstancias obligaron a que el tío del  joven marqués, Juan de Zúñiga Avellaneda y Bazán, VI conde de Miranda del Castañar y futuro I duque de Peñaranda del Duero, actuara como su curador.  La dote aportada al matrimonio por Ana Carrillo de Toledo sería de 30.000 ducados –10.000 en joyas y vestidos de su hacienda y los otros 20.000, vía censo cargado sobre el mayorazgo de Caracena–, mientras que fueron 6.000 los ducados ofrecidos en concepto de arras. Al capitularse que las Casas y mayorazgos de Frómista y Caracena habrían de juntarse en el momento en que doña Ana heredara el legado de su padre, para que sus poseedores tuvieran “con qué mejor y más honradamente poder vivir y acudir al serviçio de Dios y de sus Reyes y del bien público y amparo de sus deudos”, era necesario proceder a la creación de un nuevo escudo de armas. De mutuo acuerdo, se decidió encomendar la nueva tarea nada menos que a don Bernardo de Sandoval y Rojas, cardenal arzobispo de Toledo y tío del duque de Lerma, y a don Francisco de Mendoza, II marqués de Almazán.

Desde noviembre de 1606, el I marqués de Caracena y I conde de Pinto permaneció al frente del reino de Valencia y de su capitanía general hasta octubre de 1615, por lo que fue a él a quien tocó “resolver” el problema morisco y acometer su expulsión. No deja de resultar llamativo el envío de un recién creado marqués y no de alguien con mayor abolengo y, por tanto, con más posibilidades de éxito a la hora de intentar imponer su autoridad sobre miembros de Casas como las del duque de Segorbe, Gandía, Maqueda, Infantado y Lerma, o las de los marqueses de Guadalest y conde de Concentaina si era más que presumible que todos ellos, señores de moriscos, no iban a ver con buenos ojos la adopción de aquella medida. Por tanto, este nombramiento, e incluso su larga duración, no evidencian sino la confianza que de su persona se tenía en las esferas superiores de la Corte

Estimado el valor de las rentas del  mayorazgo del virrey de Valencia en 1.036.257 maravedís, de poco debieron servir estas rentas para el pago de unas deudas que habían crecido, y aún crecerían, a un ritmo galopante. Al pago de la dote de su hija y a los desembolsos derivados de una serie de pleitos mantenidos en defensa del mayorazgo de Pinto vinieron a sumarse los gastos derivados de su jornada a Valencia, la necesidad de componer su casa en el nuevo destino y, poco después, los elevados costes que para su hacienda supuso el desempeño de aquel virreinato. Todas estas circunstancias se tradujeron en reiteradas peticiones para imponer nuevos censos sobre sus mayorazgos o acrecentar los antiguos

Dos años después de la llegada de Luis a su nuevo destino nacía en Valencia, fruto del enlace de su hija con el marqués de Frómista, Luis Francisco de Benavides Carrillo de Toledo. Padres también de Isabel de Velasco y Benavides, futura condesa de Colmenar y de Fuensalida. Allí permanecerían junto al gobernador hasta que en 1615 a don Luis Carrillo de Toledo le fue encomendada la presidencia del Consejo de Órdenes en sustitución de Juan de Idiáquez. Se mantuvo en aquel puesto durante 13 años, convirtiéndose así en la segunda persona, por detrás del propio Juan de Idíaquez, que lo ejerció durante más tiempo.

Según se desprende del testamento de Luis Carrillo, fue él quien además se ocupó de sus nietos, lo que contribuyó a gravar su hacienda con “deudas sueltas”. A ellos, igualmente, se les procuró un oficio palatino, de tal manera que don Luis de Benavides Carrillo de Toledo fue nombrado gentilhombre de la cámara de Felipe IV y su hermana, doña Isabel de Velasco, dama de la reina. Gracias al desempeño de este oficio palatino, doña Isabel de Velasco recibió por real cédula de 8 de agosto de 1634 la merced de 2.000 ducados de plata.

Luis había quedado viudo de doña Isabel de Velasco y aún no contaba con heredero varón. En 1617, a la edad de 53 años, casa con Juana de Noroña, dama de la reina Margarita y después de Isabel de Borbón e hija de don Alfonso de Noronha, conde de Linhares y ejemplo de aristócrata portugués al servicio de la Corona. Pocos años después, nuevamente viudo y sin descendencia masculina, convertido ya en gentilhombre de la Cámara de Felipe IV y recién nombrado consejero de Estado, contraía nupcias con Ana María de Acuña y Guzmán, hija de los I marqueses de Valle Cerrato. Las mercedes que en este caso se recibieron de manos de Felipe IV por ser doña Ana dama de la reina Isabel de Borbón fueron especialmente generosas. Además de un título de príncipe en Italia, estimado en 10.000 ducados, se concedió un título de conde aplicable a la villa de Pinto para el hijo primogénito que hubiera de este matrimonio y la mejora para el marqués de una encomienda de 3.000 ducados de renta y a la marquesa otros tantos por el mismo concepto. La dote quedó fijada en 20.000 ducados impuestos a censo sobre los estados del marqués de Valle Cerrato y otros 10.000 en “obras, vastimentos, joyas, plata y menaje”, mientras que el marqués aportaba en concepto de arras 7.000 ducados. No habían transcurrido dos años desde este último matrimonio cuando Luis Carrillo de Toledo fallecía en Madrid el 2 de febrero de 1626

Su nieto,  también de nombre Luis de Benavides Carrillo de Toledo, II marqués de Caracena, casa por poderes en 1650 con Catalina Ponce de León, hija de los IV duques de Arcos.  la futura marquesa de Caracena ofreció como dote 50.000 ducados, mientras que don Luis lo hizo de 10.000 en conceptos de arras. La escritura de capitulación se otorgó en Madrid el 1 de marzo de 1650.

Fue muy favorecido por el conde duque de  Olivares. El II marqués de Caracena emprendía, con su traslado a Lombardía bajo el mando de Ambrosio Spínola, lo que iba a convertirse en una dilatada y meritoria carrera militar tanto en Milán como en Flandes. Felipe IV pone bajo su mando el ejército que había de protagonizar la última gran ofensiva de su reinado en el empeño por recuperar el rebelde reino de Portugal. Así, a principios de 1665 fue nombrado capitán general de la artillería de España, competencias que ejercería también, desde mayo de aquel mismo año, sobre las armadas y flota de la carrera de Indias ya como capitán general del ejército de Extremadura


Fue nombrado Caballero Trece de la orden de Santiago. Felipe IV le vendió las alcabalas y tercias de Caracena y sus lugares, además de las alcabalas de Inés, por un total de 44.000 ducados a razón de 30.000 maravedís el millar.
El II marqués de Caracena moría el 6 de enero de 1668 sin hijos varones y sin poder ver casada a alguna de las cuatro hijas que le sobrevivieron. Sin embargo, poco más de cuatro años después Gaspar Téllez Girón, V duque de Osuna, desposaba a su primogénita y heredera, Ana Antonia de Benavides Ponce de León. Su hermana, Mariana de Benavides, contrajo nupcias con Luis de Moscoso Osorio, VI marqués de Almazán y VIII conde de Altamira; doña Victoria, la tercera de las hijas del marqués, con d Cristóbal Portocarrero de Guzmán, IV conde de Montijo; y, finalmente, Ángela casó con don José Fernández de Velasco y Tovar, VIII duque de Frías.

Don Luis, convertido en marqués de Caracena y conde de Pinto después de la muerte de su abuelo y en marqués de Frómista tras el fallecimiento de su padre, acaecido en 1645, había heredado unos estados tremendamente endeudados. Pero la situación de la hacienda de su nieto el II marqués de Caracena iba a cambiar, radicalmente,

En 1634,  un memorial presentado por el II marqués de Caracena recoge que de los mayorazgos de Caracena y Pinto no se podía esperar una renta anual superior a los 12.000 ducados, se encontraban cargados con un total de 45.000 ducados, a lo que se tenían que sumar los 24.000 ducados debidos por don Luis Carrillo a sus acreedores y los casi 5.000 ducados que se adeudaban a su madre Ana María de Acuña por diferentes conceptos. Bien es verdad que en el momento de la muerte del I marqués de Caracena, a él le quedaba pendiente el pago de 14 millones y medio de maravedís de deudas contraídas por particulares, de rentas de encomiendas, de propinas de los Consejos y de la almoneda de sus bienes. Por lo que respecta al estado de Frómista, la renta anual obtenida de los bienes de su mayorazgo no era mucho más de 10.000 ducados.

La ocupación de los más altos puestos en los ejércitos de la Monarquía y la administración plena de la hacienda militar de la que llegó a disfrutar durante los últimos años de su vida, hiceron que los censos cargados sobre los mayorazgos de los estados legados por don Luis en el momento de su muerte ascendiera “sólo” a 16.500 ducados. Recibió un regalo de 12.000 florines del magistrado de Bruselas el 16 de agosto de 1659 con motivo del nacimiento de un hijo varón que muere. Fuera del mayorazgo, y según se desprende de la cuenta y partición de sus bienes, el de Caracena contaba a su muerte con una hacienda líquida de algo más de 100.000 ducados.


lunes, 25 de febrero de 2013

Rello, Soria. Reillo, Cuenca



La aldea de Aldehuela en Cuenca pertenecía  a los señores de Albornoz.

Aldehuela fue luego Villanueva del Palomar y  un despoblado en las inmediaciones de Cervera del LLano donde se sitúa la torre del Calabozo. En el Estado del número de habitantes de la provincia de Cuenca del Catastro de Ensenada, Villanueva del Palomar acredita trece vecinos seculares y un eclesiástico. A finales del siglo XIX era un despoblado.

Era señora de Aldehuela a comienzos del siglo XV con todos sus privilegios y franquezas Teresa Fajardo, por su padre de los adelantados de Murcia y por su madre de los Albornoz, señores de Aldehuela.

La escritura de venta de Aldehuela al contador de Juan II Alonso Álvarez de Toledo, está otorgada en Rello-Reillo-, Cuenca, lugar de Iñigo Hurtado de Mendoza esposo de Teresa Fajardo.
           
Teresa Fajardo casa con Iñigo López de Mendoza, hermano del almirante Diego Hurtado de Mendoza, cabeza de los Mendoza Alcarreños, los duques del Infantado, Iñigo y Diego son hijos de Pedro González de Mendoza.
Es Teresa madre de don Honorato.

Teresa Fajardo, señora de Aldehuela, fue hija de Alonso Yañez Fajardo II, sucesor de su padre en el adelantamiento de Murcia, y de María Rodríguez Mexía, señora de Aldehuela, hija del señor de Aldehuela, Micer Rodrigo Mexía por Gracia de Enrique II con Merced de franqueza de pechos a los 15 vasallos que moraren en dicho lugar, merced confirma por los sucesivos reyes de Castilla a los sucesivos titulares del Señorío.

Guiomar Alonso que es tía de Teresa Fajardo es hija de Alonso Yáñez Fajardo I, adelantado mayor de Murcia, y de su segunda esposa Teresa Rodríguez de Avilés; casa con un hermano de Pedro Carillo de Huete, señor de Priego y Cañamares y Halconero Mayor de Juan II y de quien viene por vía de mujer los condes de Priego.

Alonso Yáñez Fajardo II casa dos veces, primero con María Rodríguez Mexía, de la que nació el primogénito, Alonso Fajardo, que murió combatiendo en la rambla de Vera en 1434 y Teresa, después con María de Quesada, de la que nació el primer Pedro Fajardo, abuelo de su homónimo el primer marqués de los Vélez.

Aldehuela, en el siglo XIII e inicios del XIV, era territorio de los Albornoz y así es citada entre los lugares de señorío de Garci Álvarez de Albornoz, IV señor de Albornoz, y también de Uña, Valdemeca, Aldehuela, el Hoyo de Cuenca, Cañizares, Mezquitas y Valera. Garci Álvarez de Albornoz fue tutor de Alfonso XI de Castilla y de su hijo el infante Sancho. El IV señor de Albornoz participo en la batalla del Salado y fallecido el 18 de septiembre de 1328. Está sepultado en el Panteón familiar de la capilla de los Albornoz, de los Caballeros, en la Catedral de Cuenca que él mismo funda con su mujer, Teresa Luna.

Teresa Fajardo, señora de Aldehuela, fue hija de Alonso Yañez Fajardo II, sucesor de su padre en el adelantamiento de Murcia, y de María Rodríguez Mejía, señora de Aldehuela, hija del señor de Aldehuela, Micer Rodrigo Mejía, por Gracia de Enrique II con Merced de franqueza de pechos a los 15 vasallos que moraren en dicho lugar, merced confirmada por los sucesivos reyes de Castilla a los sucesivos titulares del Señorío. Micer Rodrigo Mejía- Ruy González Mejía- casa con Teresa Gómez de Albornoz que aporta la heredad de La Aldehuela. Abuelos maternos de Teresa Fajardo. Fue Ruy González Mejía alcaide del castillo de Huélamo y dueño del lugar de Castillejo, Saelices, y Villavieja que es en término de Huete y parte término con Castillejo, lugar de Ruy González Mejía.
Rello, luego Reillo.

Reillo se encuentra en la Serranía media de Cuenca. Limita al norte con el pueblo de Cañada del Hoyo, al sur con Monteagudo de las Salinas y Arguisuelas, al este con Carboneras de Guadazaón y al oeste con Fuentes.

Hay un Rello en Soria, señorío de los Hurtado de Mendoza que son señores de Almazán, Monteagudo de las Vicarias y Rello. Primos de los señores de Cañete y como ellos Hurtado de Mendoza. Son los Hurtado de Mendoza sorianos y los de Cañete primos de los Mendoza Alcarreños que prescinden del Hurtado.

Iñigo López de Mendoza, señor de Rello, se apodera de Guadalajara y ocupa las casas mayores de Guadalajara, pero reconoció el mejor derecho de su sobrino y se obligó a pagarle dos mil maravedís anuales a modo de alquiler de ellas.

A comienzos del siglo XV, una provisión real de Juan II media en un pleito, documentado en el Archivo Municipal de Cuenca, entre María Rodríguez, hija de Teresa Gómez de Albornoz, nieta del IV señor de albornoz, y el concejo de Cuenca por el cobro del pecho de la cabeza de los judíos. Pedro Martínez, marido de Teresa Gómez de Albornoz, había recibido como merced en tiempos de Enrique II 5.000 maravedíes en el pecho de la cabeza de los judíos, confirmada sucesivamente por Juan I y Enrique III. Su hija María Rodríguez Mejía, casada con Alfonso Yáñez Fajardo, vecino de Murcia, reclamó esta cantidad como heredera legítima, una vez que su madre había fallecido y había dejado de cobrar la merced desdel tienpo que la dicha judería de Cuenca fue destroyda e desfecha por el dicho conçejo, que había hecho tornar christianos por fuerça a los judíos de la dicha çibdat de Cuenca. La sentencia fue desfavorable a María Rodríguez al considerar que su demanda no había sido probada. El concejo, que se escudaba en no pagar esa merced al no existir aljama en Cuenca, había negado participar en la destrucción y saqueo de la judería, si acaso fueron personas particulares —y entre ellas figuraría el padre de María, Ruy González Mejía— y que su acción personal, según la ley de ordenamiento, prescribía a los diez años. Teresa Gómez de Albornoz había casado primero con Ruy González Mexia. María Rodríguez fue condenada a pagar las costas del pleito, que ascendían a 3.914 maravedíes.

Hay un Rello en Soria, señorío de los Hurtado de Mendoza que son señores de Almazán, Monteagudo de las Vicarias y Rello.

En el siglo XVI, Francisca de Mendoza, hija de Juan de Torres y Quintanilla, IV señor de la villa de Retortillo, de la Torre de Tarajo, de Sinova y otros lugares, de la Tierra de Soria, señor de Pumar en Aragón, y de Juana de Mendoza, señora de Rello, cerca de Berlanga de Duero, hija única de Iñigo López de Mendoza, señor de Rello, de la linea de los antiguos señores de Almazán y Monteagudo, y de su primera mujer, María de Anguciana.

Carlos de Arellano. Mariscal de Borobia. Contrae primer matrimonio con doña Juana de Mendoza, viuda de su primo Juan de Torres e hija de Íñigo López de Mendoza, señor de Rello. Anulado. Contrae segundo matrimonio con doña Francisca Manrique, hija de Manuel de Benavides, señor de Javalquinto, y de Luisa Manrique, hija de Jorge Manrique. Muere Jorque Manrique en 1479.

Alfonso Yáñez Fajardo I, primer Adelantado de Murcia, desde 1387, reinando Enrique III. Casó dos veces: con Doña Mencía López de Ayala y con Doña Teresa Rodríguez de Avilés (hija de Rodrigo Rodríguez de Avilés, señor de Santiago Quebrado, y de su esposa Beatriz Fernández Pacheco). Fue, como todos los señores de su tiempo, “gran guerreador con los moros y con quien, sin ser moro, se le pusiera por delante”. Murió en 1396. Del primer enlace fueron hijos

1.- Pedro López Fajardo, Comendador de Caravaca y Trece de la Orden de Santiago, que casó con doña N. del Lago (Don Francisco Cascales atribuye a este Pedro López Fajardo otro casamiento con doña Constanza de Figueroa, y dice que de estos esposos descendieron algunos Fajardo de Murcia). Pedro y N. del Lago fueron padres de:

1.1.- Alonso Fajardo, Señor de Alhama, Caravaca y Letur, que contrajo matrimonio con doña María Piñeiro, a la que hizo madre de:
1.1.1.- Aldonza Fajardo, mujer de Garci Fernández Manrique, Señor de las Amayuelas, Corregidor de Córdoba y del Consejo de los Reyes Católicos. Celebróse este matrimonio en Caravaca, el 13 de Febrero de 1451.

Del segundo matrimonio de Alfonso Yáñez Fajardo I, con Teresa Rodríguez de Avilés nace Alonso Yáñez Fajardo, segundo del nombre, padre de  Pedro Fajardo fue Adelantado Mayor de Murcia, cuyo cargo se perpetuó en esta casa juntamente con el oficio de Capitán general, y Alcaide de Lorca en propiedad. Contrajo matrimonio con doña Leonor Manrique, hermana del poeta Jorge Manrique, hijos ambos de Rodrigo Manrique, maestre de Santiago, y de doña Mencía de Figueroa. Se halló en el cerco de Chinchilla, y se distinguió en el sitio y toma de la ciudad de Cartagena, que poseía D. Beltrán de la Cueva. Por este servicio el Rey Don Enrique IV le hizo Señor de la citada ciudad y Conde de Cartagena, merced que confirmaron los Reyes Católicos, como parece por carta suya dada en Madrid el 15 de Abril de 1477.















Valdeosma en Soria. San Pedro Palmiches en Cuenca

San Pedro Palmiches en Cuenca y Valdeosma en Soria.

Ambos lugares despoblados a fines del siglo XIII dados por Sancho IV a su escribano de Cámara para repoblarlos.

Sancho IV entrega en 1289 el despoblado de Palmiches para repoblarlo a
Pedro Sánchez, escribano de su Cámara, así el nombre de San Pedro Palmiches.

Mas que una donación es un trueque.

San Pedro de Palmiches en la provincia de Cuenca, partido judicial de Priego. 

Donación hecha por el rey D. Sancho IV á Pero Sánchez, su escribano,
de los lugares de Palmiches en término de Huete, Valdosma en el de Osma,
y Alcubilla en el de Medinaceli «en cambio de los heredamientos
que le tomamos en «Jaén y en Ubeda…mandando que sus pobladores
sean sus vasallos y que poblasen al fuero que quisiesen, en Burgos
á 3 de  Abril de 1289. Colección de privilegios del  Archivo de Simancas,
omo V, página 234.

Valdosma, lugar antiguo de Castilla, cerca de Osma.

El rey D. Sancho IV hizo en 1285 donación de este lugar en el término de
Medinaceli á Pero Sánchez, su escribano, mandando que los pobladores
fuesen sus vasallos y poblasen al fuero que quisiesen.
Colección de fueros y cartas-pueblas de España.
Real Academia de la Historia. 1852.

"Sepan quantos esta carta vieren como Nos D. Sancho por la gracia de Dios, Rey de Castiella, etc. Por facer bien é merced á Pedro Sánchez, de la nuestra Camara é nuestro Escribano, por muchos servicios que nos fizo, é face por cambio de los heredamientos que le tomamos en Jaen é en Ubeda, para dar á los nuestros Maestros de los Engenios, damosle Valdeosma en que no hai poblador ninguno que es en término de Osma.Otrossi, le damos el Logar de Alcubilla, estos Logares sobredichos le damos é otorgamos con montes é fuentes é con rios, etc. Sobre todo esto mandamos é defendemos que el Conceio de Osma, por si, ni por neustro mandado, nin coiedores, nin sobre coiedores, nin arrendadores, nin pesquisidores, nin montazgeros, nin entregadores, nin otros omnes ningunos concurran maguer que fagan mencion de esta mi Carta, non sean osados de ir, nin pasar contra ninguna de estas cosas que dichas son, etc.E desto le mandamos dar esta nuestra Carta avierta é sellada con nuestro seello de plomo, fecha la Carta en Burgos Domingo tres días andados del mes de Abril, en Era M.CCCXXVII annos.Yo Martin Falconero la fice escribir por mandado del Rey en el anno quinto que el Rey sobredicho reinó.Rui Dias Robles de Valladolid. Ferran Munnos"

Sancho IV el Bravo de Castilla en 1289,  hace merced a Pedro Sánchez, su escribano, administrador y camarero, del término de "Valle hacia Osma" -Valdeosma-para que lo poblase, y junto a Osma del lugar de Alcubilla, luego del Marqués por pertenecer al marquesado de Caracena.

El 5 de abril de 1295 fallece Sancho IV en Toledo, sucediéndole su hijo Fernando IV. En las Cortes de ese año en Valladolid Fernando IV confirma al obispo de Osma Juan Álvarez todas las donaciones y libertades de su iglesia y cabildo otorgadas por los reyes anteriores. El Obispo se queja de que Pedro Sánchez, el de Valdeosma, se había apropiado de Torralba con vasallos y términos, logrando la restitución.  Logra igualmente sean ratificados los derechos de inmunidad con aumentos de gracias a favor de la iglesia y sus ministros.

Valdeosma era un "término redondo". Solo los caballeros podían tener prados
en su hacienda que no estaban sometidos "a la práctica de la derrota de
mieses, de manera que su propietario podía organizar su explotación
económica de la manera que le pareciera más oportuna, teniendo derecho
a multar a quienes se entrometiesen allí a pastar con ganados,
cortar leña, pescar en sus ríos...".

Como término redondo era Valdeosma un  territorio exento de la jurisdicción
de los pueblos y sobre el que no había más jurisdicción que la de su
propietario, concedido en beneficio por merced.

Encontramos a Pedro Sánchez como Pedro Sánchez de la Cámara. Hijo de Toribio Sánchez. Pedro Sánchez al servicio de Sancho IV tiene una constante intervención en los asuntos del reino. Esta casado con doña Sol hija de Gonzalo Pérez de Plasencia, importante caballero de Plasencia con propiedades lindantes con la aldea de Jaraicejo, y sin más descendientes que dos hijas que las heredarían. Por eso la carta de Sancho IV, emitida en Haro el 31 de julio de 1288, “ordenando” a su escribano de Cámara que comprara Jaraicejo no podía ser más oportuna. En la misma, el monarca delimitó de nuevo los términos del señorío y además concedió una serie de privilegios a los pobladores, todos vasallos de Pedro Sánchez.  En la misma, además de otorgar privilegios a los pobladores ordena que el concejo de Plasencia, nin cogedores, nin sobrecogedores, nin arrendadores, nin pesquisidores, nin aportellados nin otros omes ningunos non sea osados de pasar contra ninguna destas cosas así en lo de los pechos como en lo de los términos. Archivo de Plasencia, Leg. 94-1, fols. 3rv.

Gonzalo Pérez de Plasencia tuvo dos hijas, doña Jimena, casada con Alfonso Durán, alcalde del rey en Plasencia, de quienes descienden los señores de Almaraz y doña Sol.

El mismo 31 de julio de 1288 se formalizó la compra de la aldea Jaraicejo de por 10.000 maravedíes. A comienzos del mes de diciembre, Sancho IV volvía a conceder amplias mercedes a los pobladores: no pechar portazgo, peaje y roda en los lugares y puertos del reino, salvo Toledo, Sevilla y Murcia, y ciertos privilegios judiciales como no ser los vecinos apresados salvo por deudas.  Sancho IV concede nuevos privilegios en el mes de agosto del año siguiente, 1289, encaminados a favorecer como principal actividad económica la ganadería.

Pedro Sánchez mediante adquisiciones de los territorios y heredades cercanas se hace  con un importante señorío en los territorios del río Almonte, afluente del Tajo en la provincia de Cáceres. Este señorío se completa con otros bienes situados en tierras de Medellín y Trujillo. Igualmente Pedro Sánchez se hizo con un importante patrimonio en las tierras que se iban reconquistando en tierras de Jaén, Úbeda y Arcos de la Frontera.

El 11 de julio de 1294, fallecida doña Sol. Pedro Sánchez sin hijos de doña Sol en su testamento dejaba gran parte de sus bienes al obispado de Plasencia.

Palmiches pasa a ser propiedad de Miguel Martínez de Ayala y su mujer María Martínez, sus hijo  lo vende a Alvar Díaz, vecino de Huete e hijo de Diego González, por 400 maravedíes. Alvar Díaz en 1335 lo vende a Alfonso Martínez de Huete, señor de Villarejo de la Peñuela en tierras de Huete. Su nieto, III señor de Villarejo, cambia en 1431 la aldea de San Pedro Palmiches por las de Carcelén, Valdeganga y Montalegre, en tierra de Albacete, con don Diego de Hurtado de Mendoza, I señor de Cañete, del que era escudero.

Valdeosma o la llamada luego Granja de Valdeosma en la que se censan cuatro casas aparece como lindante con el pueblo de Rejas de Ucero en una descipción de los pueblos de España del siglo XIX.


Alfonso Martínez de Huete el Caballero, señor de Anguix, Villarejo de la Peñuela, Cabrejas y Valmelero en tierras del Alfoz de Huete y de Cervera en tierra del alfoz de la ciudad de Cuenca,

Anguix se convirtió en jurisdicción señorial cuando Alfonso XI da Anguix a Alfonso Martínez de Huete, por los servicios que le había hechos en la defensa de Huete contra su primo y cuñado el todopoderoso infante don Juan Manuel. Era Alfonso Martínez de Huete, alcaide del castillo de Huete y montero mayor de Alfonso XI. Alfonso Martínez recibió en 1328 en merced Anguix por juro de heredad, con todos sus términos, pechos, derechos y fonsaderas, salvo de moneda forera, que quando acaesciere, de siete en siete años, que tengo por bien que me la den a mí. Todos los monarcas confirman la merced de forma sucesiva. El propio Alfonso XI a Alfonso Martínez un año después; Enrique II a Lope López, hijo de Alfonso Martínez, en 1371; Enrique III a Alfonso López, hijo de Lope López, en 1401; Juan II a los herederos de Alfonso López en 1409. Vuelve Anguix a la Corona con Juan II después de 1438, tras el reparto de bienes entre los hijos de Pedro Carrillo el Viejo. En 1474, Enrique IV lo entrega a su camarero mayor, Lope Vázquez de Acuña, casado con Teresa Carrillo de Albornoz que es nieta paterna de Pedro Carrillo como hija de Gómez Carrillo, quien lo vendió en 1484 a su primo el II conde de Tendilla. También fue el padre del I señor de Cervera señor del castillo de Anguix. Fue el Caballero señor también en tierras de Huete de San Pedro Palmiches, y en las de Huete también señor de la Torre entre Montalbo, Valdejudíos y Fuente el Pez- despoblado de Palomares del Campo-, donde levanta iglesia en 1326. La Torre es vendido también en 1431 como San Pedro Palmiches al I señor de Cañete, que también compra Cervera del LLano en 1442.







lunes, 11 de febrero de 2013

Villares del Saz. Cuenca


Los Roquefeuil, nuestros Rocafull. 

Señor de la Casa y Condado de Albatera, Alicante, Guillen Rocaful y Gil. Hijo de Ramon Rocaful y Sancha GIl, hija del señor de Manzanedo Gil MANRIQUE DE MANZANEDO Y GUZMAN y de la señora de Villalobos Teresa FERNáNDEZ DE CASTRO Y OSORIO.

Guillén Rocaful casa con dos Berenguelas. 

Con Berenguela García es padre de Isabel Rocaful y del señor de Abanilla en Murcia, Bonete y Villar de Saz llamado Ramón Rocaful. 






Isabel Rocaful que casa en Murcia con Fernando Albornoz y Acuña, nieto de Lope Vázquez de Acuña y Teresa Carrillo de Albornoz y sobrino del I duque de Huete.
               
El señor de Abanilla, Bonete y Villar de Saz llamado Ramon Rocaful  es padre del I señor de Albatera, Guillén Rocaful, casa con Catalina Pedrosa, padres de
Isabel Rocaful que casa con el Baile general de Valencia Jaime Roca y  del II Señor de Albatera Ramon Rocafull y Pedrosa que casa con Teresa Sánchez. 

Con la otra Berenguela, Berenguela López, es padre del Señor de la Casa de Rocaful Juan Diaz de Rocaful  que casa con  Juana Luna. Padres de la señora de Abanilla Leonor Rocaful y Luna  que casa en 1334 con el VII Señor de casa, torres y vasallos de Avellaneda Juan González de Avellaneda y Aza. 
              En el año 1308 fallece D. Ramón de Rocaful, hijo de D. Guillén de Rocaful o de Montpelier, señor de Villar del Saz, a quien sucede su hijo D. Guillén de Rocaful y Gil, que da al pueblo un segundo sobrenombre, Guillén, para indicar el cambio de señorío.

No sabemos la fecha de división del primitivo Villar del Saz, fijando como límite entre ambas partes la calle de la Raya, con su prolongación por los caminos de la Parrilla y Villar de Cañas. En este momento es preciso añadir a cada parte un tercer sobrenombre, para indicar su situación relativa, quedando así Villar del Saz de D. Guillén de Arriba y Villar del Saz de D. Guillén de Abajo, aunque en lo eclesiástico, y para el común de sus habitantes, sólo existía un Villar del Saz de D. Guillén.


En 1179, el II señor de Molina Pedro Manrique de Lara, que dos años antes había participado en la conquista de Cuenca, a las órdenes de Alfonso VIII, arrebata a los moros la fortaleza de Zafra de Záncara y la Torre de Zafra. Falleció en 1202 y por el epitafio que se le colocó en el monasterio de Santa María de Huerta sabemos que la citada torre fue donada al mencionado monasterio, pasando a denominarse Torre del Monje, cerca de Villar del Sauce, en el término de Alarcón.

En 1184. Alfonso VIII, conquistador de Cuenca y Zafra, reconquista la fortaleza de Alarcón. En el siglo XVIII Villar del Saz mantiene la comunidad de pastos con Alarcón.

En 1202 muere Pedro Manrique de Lara, señor de Molina de Aaragón,  y Alfonso VIII confirma el cambio del castillo de Megina en Guadalajara, Parque Natural del Alto Tajo, por Villar del Saz entre los hermanos Rodrigo y Gonzalo Pérez, hijos de Pedro y de su tercera esposa doña Mafalda, fallecida en 1248. Gonzalo recibe Villar del Saz y Rodrigo, Megina

Gonzalo Pérez fue tercer señor de Molina, le sucede su hija Mafalda y a ésta su hija Urraca Alonso, que heredó Priego y otros heredamientos de Cuenca y Molina, debemos concluir que Rodrigo Pérez entregó Villar del Saz a su hermano Gonzalo en trueque por el castillo de Megina, por tanto este pueblo pasa a poder de Gonzalo Pérez.

Urraca Alfonso era hija del infante Alfonso fallecido en 1272, hermano de Femando III el Santo; casó con Garci Gómez Carrillo, el de los Garfios. En este momento se separa Villar del Saz del señorío de Molina y se engarza en el de Priego.

Garci Gómez Carrillo casó con Urraca Alonso, nacida hacia 1225/1230 que llevó en dote la villa de Priego y otros heredamientos del obispado de Cuenca y tierra de Molina; hija del Infante don Alonso, señor de Molina y Mesa, y de Teresa Pérez de Bragança. Padres de Alonso Carrillo, I señor de Priego. Por ello Pedro Carrillo de Huete es señor en Villar del Saz con propiedades que pasan a sus nietos, hijos de su hija la primera condesa de Priego.

En 1264, Jaime I el Conquistador cede  Abanilla a Guillén de Rocafull por su ayuda en la conquista de Valencia y Murcia. Guillén era hijo de Ramón de Rocafull, señor de Montpellier, y de Sancha Gil. A don Guillén le sucede su hijo don Ramón de Rocafull y García, a quien, por sus servicios a Jaime I y a Pedro III el Grande, le fueron concedidos los señoríos de Bonete (Albacete), Abanilla (Murcia), Villar del Saz (Cuenca) y Valdecañas (Cuenca). Falleció en el año 1308. A don Ramón le sucede don Guillén de Rocafull y Gil, I señor de Albatera (Murcia) y señor de Villar del Saz, al que añadiría el sobrenombre de Guillén.

La entrada de los Rocafull en España se debió a razones de parentesco con el rey. La madre de Jaime I, María de Montpellier,  era francesa, de la familia de los Rocafull.

En 1266. Jaime I retira la posesión de Abanilla a don Ramón de Rocafull y la entrega a la Orden de Santiago. La donación se hizo como pago por la participación de la Orden, junto a fuerzas conquenses, para sofocar las revueltas moriscas. En 1272,  Alfonso X el Sabio entrega Cieza al maestre de Santiago, Pedro Núñez, a cambio de Abanilla, que es devuelta a don Ramón de Rocaful.

Diego Carrillo Manuel, de los señores de Cotillas en Murcia y sobrino de Pedro Carrillo de Huete, casó con Beatriz de Avellaneda, hija de Leonor Rocaful, señora de Avellaneda. Con sucesión. Era la abuela de Diego Carrillo Manuel, Leonor de Zúñiga, pariente de quien sera señor de Avellaneda por su boda con la X señora de Avellaneda y I conde de Miranda del Castañar.



Traslado del privilegio y fueros que Rodrigo de Avellaneda Rocaful, señor de Abanilla, hijo de Juan González de Avellaneda y Doña Leonor de Rocaful, otorgó en 22 de Abril de1422 á los moros de la Aljama de dicha villa.

Señor de la villa y estado de Havanilla, de las de Rojas con su castillo, Langa, Horadero, Valverde, Alcobilla, y vasallos de Castillejo de Robledo con calidad de que funden en un monasterio de la orden de San Geronimo en Aranda (donde esta actualmente la ermita de la Virgen de las Viñas), o en Langa. La villa de Havanilla la vendio Ruy Gonzalez, estando en Illescas a 8-6-1433 al doctor Diego Gonzalez Franco de Toledo, oidor de la Audiencia del rey, su contador mayor de cuentas y de su consejo por 13.500 florines de oro del cuño de Aragon y el doctor Diego Gonzalez de Almagro a 11-6-1434 troco la villa de Havanilla con Luis de Guzman, maestre de Calatrava, por la Encomienda de Castilla, que se componia de muchos lugares pequeños, cuya administracion tenia mucha costa, entre ellos eran Prejano, el Rabal de Soria y heredamientos de Navalcaballo y Povar. De Havanilla se formo Encomienda en la orden de Calatrava, y de Prejano y los demas lugares y otros fundo Diego Gonzalez Franco de Toledo por su testamento otorgado a 30-6-1459 el Mayorazgo, que poseen los vizcondes de Valloria sus descendientes. Otorgo testamento en Aranda de Duero el 30-8-1436. Instituyo por heredera a Isabel, su mujer, en los lugares de Rojas y su castillo, Langa, Horadero, Bocigas, Cuscurita Alcoba de Fernando, Casas de San Esteban de Gormaz y Abanilla. Testo en Aranda de Duero el 30-8-1426, murio sin sucesion.

Señor de la villa y estado de Havanilla, de las de Rojas con su castillo, Langa, Horadero, Valverde, Alcobilla, Castillejo de Robledo y otros lugares. No tuvo hijos.
Otorgo testamento en Aranda de Duero el 30-8-1436. Instituyo por heredera a Isabel, su mujer, en los lugares de Rojas y su castillo, Langa, Horadero y vasallos de Castillejo de Robledo con calidad de que funden en un monasterio de la orden de San Geronimo en Aranda, donde esta actualmente la ermita de la Virgen de las Viñas, o en Langa. Manda a Ochoa de Avellaneda, su sobrino, hijo de Diego Gonzalez de Avellaneda, su primo hermano por Mayorazgo de Valverde, con su casa fuerte y las heredades, que alli tiene y los vasallos, que hay en Fuente Almexir, nombrandole por uno de sus testamentarios. La villa de Havanilla la vendio Ruy Gonzalez, estando en Illescas a 8-6-1433 al doctor Diego Gonzalez Franco de Toledo, oidor de la Audiencia del rey, su contador mayor de cuentas y de su consejo por 13.500 florines de oro del cuño de Aragon y el doctor Diego Gonzalez de Almagro a 11-6-1434 troco la villa de Havanilla con Luis de Guzman, maestre de Calatrava, por la Encomienda de Castilla, que se componia de muchos lugares pequeños, cuya administracion tenia mucha costa, entre ellos eran Prejano, el Rabal de Soria y heredamientos de Navalcaballo y Povar. 

De Havanilla se formo Encomienda en la orden de Calatrava, y de Prejano y los demas lugares y otros fundo Diego Gonzalez Franco de Toledo por su testamento otorgado a 30-6-1459 el Mayorazgo, que poseen los vizcondes de Valloria sus descendientes.

 Rodrigo, Señor de Castillejo de Robledo, Rocigas, Cuscurita, Valverde de Alonza, Alcoba de Fernando, Alcoba de Pinilla, Casas de San Esteban de Gormaz y Abailla.


Los Gumieles, no es Soria, es Burgos. Pero, está tan cerca



Las armas de los Castro son roeles, roas, que vendrian al linaje Castro por sus heredades en Roa, Burgos. Viene el nombre de Castro por la tenencia del castillo de Castro, Castrojeriz muy cerca de Burgos.

Señor de Roa Juan GARCÍA DE ROA que casa  con  la señora de Villalón, Urraca GARCIA, DE VILLAMAYOR, en 1205, heredó a su hermano Fernan Garciah mayordomo de allfonso IX de león sus posesiones en Villalón


padres de la Señora de Campo de Roa y Gumiel de Mercado Urraca GARCIA DE ROA que casa con el señor de Guzmán Pedro RUIZ O NúÑEZ DE GUZMAN Y DIAZ.



Pedro Núñez de Guzmán y García de Roa, señor de Guzmán y de Roa, Ricohombre de Castilla, casado con Urraca García de Villamayor, señora de Gumiel del Merca, hija de Garci Fernández de Villamayor y Mayor Arias, en la que tuvo a Juan Pèrez de Guzmán, señor de Guzmán, Roa, Gumiel del Mercado.



Gumiel de Izán y Gumiel del Mercado.


Los orígenes del monasterio de San Pedro de Gumiel  de Izán fueron, al parecer, benedictinos, luego del Cister tras la reforma.

Dista el Monasterio de la población de Gumiel unos mil pasos de terreno llano y fértil, en sí mismo fecundo y regado por manantiales. A dos leguas de la villa de Aranda  y a doce de la regia ciudad de Burgos. Pertenece al Obispado Oxomense, donde, según los libros de la Cámara, está tasado en cien florines.


El edificio perteneció a los bernardos hasta 1835, la Desamortización lleva a  la exclaustración de los cinco monjes que tenía. Vendido como bien nacional en 1844 por 192.100 reales. El edificio se hallaba ya muy deteriorado y sus materiales utilizados por los vecinos para la construcción. Quedan restos de la cerca de piedra que lo rodeaba.

El monasterio estaba situado en un valle a unos 2 kilómetros al este de la villa de Gumiel de Izán, a orillas del río Gromejón. El terreno que lo circundaba, y el de la granja de Villaldemiro, formaba lo que se llamaba coto redondo. Existían en  coto, dos molinos harineros. Dentro de lo que fueron sus lindes quedan algunos  restos romanos.

En el siglo XVIII contaba con un término redondo, el coto, que, según el Catastro del Marqués de la Ensenada, medía de largo una legua, de ancho un cuarto y de circuito dos leguas y media, confinado por el N. y O. con los términos de Quintanilla de los Caballeros y por el resto con los de la villa de Gumiel de Izán. Este coto redondo se componía, en el momento de la elaboración de dicho Catastro, de los siguientes elementos: una huerta, 460 fanegas de sembradura de pan, La Vega del Cañal, un monte con dos corrales, unas eras, dos molinos, uno que llamaban de “La granja” y el otro “El nuevo”, dos lagares, 50 fanegas de tierra inculta para pasto, que compartían tanto los ganados de la villa como los del monasterio, y dos casas, una de ellas para el panadero (2).Con fecha 14 de abril de 1753 vivían en el monasterio doce religiosos de misa y como trabajadores contaban un criado para el padre abad, un sacristán, dos cocineros, un hortelano, tres criados (dos para la labranza de bueyes y uno para la labranza de viña) y cuatro pastores 

 Según Pascual Madoz el territorio o terreno, propiedad del mismo, pertenecía a varios vecinos de Aranda de Duero, por haberlo comprado en 1822, y tomado nueva posesión en 1836. El monasterio quedó suprimido por la orden dada por Mendizábal y sus bienes puestos en venta. La venta de sus bienes empezó en 1822, continuó en años sucesivos, con alguna pequeña interrupción, y finalizó en 1875. “Por último vendió el Estado un CONVENTO con su buena iglesia, huerta y prado… más un monte de roble, con cabida de unas 300 fanegas o más, otras 300 de tierra en la vega, desde la carretera de Madrid al anejo de Tubilla… todas ellas regadías con dos molinos harineros… siendo su valor en VENTA unas 140.000 pesetas y en renta 5.000 pesetas” 

A comienzos del siglo XIX se trasladaron las reliquias del Monasterio, entre ellas el busto-relicario del beato Manés de Guzmán, a la iglesia parroquial de Gumiel  donde permanecen 


En 1860 se exhumaron e los restos mortales de don Felix de Guzmán y los de sus hijos Manés y Antonio, que posteriormente fueron llevados al real convento de Dominicas de Caleruega.

La Biblioteca del Monasterio  contaba con más de 140 códices. 

Santo Domingo de Guzmán nace en Caleruega, Burgos, en 1170. Muere en Bolonia el 6 de agosto de 1221. Sus padres fueron Félix Núñez de Guzmán, de los Guzmán y Manzanedo, y Juana Garcés-García-, Juana de Aza por su nacimiento no por pertenecer a la Casa de Aza y si a la de los Navarros con proiedades en Aza. Era hermana de García Fernández. Es así el Santo de los Castro y no de la Casa de los Mendoza, como estos defienden haciéndola hija de los VI señores de AZA


De los siete a los catorce años (1176-1184), bajo la preceptoría de su tío el arcipreste de Gumiel de Izán, Gonzalo de Aza, recibió esmerada formación moral y cultural. En este tiempo, transcurrido en su mayor parte en Gumiel de Izán, despertó su vocación hacia el estado eclesiástico.
De los catorce a los veintiocho (1184-1198) vivió en Palencia; seis cursos estudiando artes (humanidades superiores y filosofía); cuatro, teología; y otros cuatro como profesor del Estudio General de Palencia.
Al terminar la carrera de artes en 1190, recibida la tonsura, se hizo canónigo regular en la catedral de Osma. 

Murió en Caleruega y sus restos fueron llevados al panteon de familia del Monasterio cisterciense de Gumiel de Izan y luego vueltos a Caleruega en 1888



García Fernández Navarro, casado con pariente en grado prohibido- no se da su nombre- da a los monjas de Gumiel de donde era divisero iglesia, dehesas y heredades en las proximidades de Uclés, eran en Rozalén del Monte, luego vendidas también por los navarros al prior de Uclés en 1188.

García tuvo en 1124 en la Alcarria, Hueva, -Ova-, y Hontoba, -Fonteova- que da en 1174 a la orden de Calatrava.

En la orden de San Juan de Jerusalén estuvo Uclés que pasa a al de la Orden de Santiago día 9 de Enero 1174. García Navarro al final de sus días se hizo caballero de San Juan 


Es García Fernández, García Navarro, abuelo materno de Santo Domingo de Guzmán.

La iglesia de Alcázar del Rey, Cuenca está bajo la advocación de  Santo Domingo.

A García Navarro debe su nonbre Garcinarro y Naharros y a uno de sus hijos o a un nieto, llamado Pedro,  la localidad de la Fuente de Pedro Naharro, cerca de Tarancón.

En 1164 tiene lugar la  batalla de Garcinarro. 

García Navarro con sus medio primos los Castro, participa en la luchas por la custodia de Alfonso VIII, nacido en 1155, contra los Laras. Tiene el infante Alfonso tres años cuando muere su padre Sancho III de Castilla. Son los Castro  primos de Sancho III por su pertenencia a la casa de los reyes de Navarra y Sancho III descendiente del Cid,  Cristina hija del cid es la abuela de Blanca de Navarra que casa con Sancho III, padres de Alfonso VIII,  los Castros son hijos de una prima hermana del abuelo materno del Cid Ramiro Sánchez de Pamplona,casado con Cristina. 

Urraca Garcés de Navarra es la abuela de los Castros y hermana de Sancho Garcés, señor de Uncastillo y Sangüesa, casado con Constanza, la hija del primer matrimonio de Estefanía de Foix, madrastra de Sancho Garcés. Su hijo, Ramiro Sánchez de Pamplona fue el padre de García VI, el Restaurador, rey de Pamplona.



Hijo de Sancho III «el Deseado», rey de Castilla, y de Blanca Garcés de Pamplona, a la muerte de su padre sólo contaba tres años de edad, por lo que se designó como tutor a Gutierre Fernández de Castro y como regente a Manrique Pérez de LaraLos Lara lograron apoderarse del joven rey al que trasladaron a Aza, dentro de su zona de influencia.

En 1160, los partidarios de la Casa de Lara, capitaneados por Nuño Pérez de Lara, señor de Lara, muere en 1177hijo de pedro Gonzalez de lara el de los amores con alfonso VI, 

En la batalla de Garcinarro, Garci-Naharro, junto a Huete, en una de las muchas disputas entre Castros y Laras, murió don Manrique de Lara, hermano de Nuño, señor de Lara y regente de Castilla.  

A Zorita lleva Nuño Pérez de Lara al niño Alfonso VIII tras la muerte de Manrique.

Manrique de Lara, fue el primer señor de Molina de Aragón, destacado cortesano de Castilla durante  el reinado de doña Urraca y de su hijo Alfonso VII, en el que alcanzó el grado de alférez real y obtuvo las tenencias  o alcaldías de importantes poblaciones, como Atienza , Toledo, Almería etc. Encargado de cuidar la persona del futuro rey  Alfonso VIII  de Castilla,